Compartir

Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja

 
Por Náyade Quero Rocamora. Actualizado: 8 agosto 2018
Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja

¿No dejas de pelearte con tu pareja y no sabes por qué? Todos discutimos con nuestra pareja en un momento u otro, pero una discusión no tiene por qué ser algo malo o dañino: de hecho, las discusiones de pareja sirven para expresar nuestros sentimientos, escuchar al otro y llegar a acuerdos.

Pero... ¿qué ocurre cuando las peleas se vuelven algo diario? En este caso, hay que pararse a analizar qué está pasando, por qué estamos discutiendo y ver qué se puede mejorar o cambiar para que la relación de pareja funcione. Si quieres saber cómo, no te pierdas este artículo de unCOMO sobre cómo dejar de pelear tanto con mi pareja.

También te puede interesar: Cómo dejar de engañar a mi pareja

Por qué discuto tanto con mi pareja

Puesto que todos somos personas distintas, con una educación diferente (que no mejor o peor, sino diferente), con experiencias distintas que nos han marcado de forma única, no podemos pretender, pues, que nuestra pareja (o cualquier otra persona) piense o sienta las cosas de idéntica manera a nosotros.

Partiendo de aquí, es comprensible que se produzcan "choques" con nuestra pareja, ya que es imposible estar de acuerdo con todo y a veces el problema está en no ser consciente de que es tan válido su punto de vista como el nuestro.

Por qué no paramos de discutir

Quizás es un tema que ya te habíamos planteado, pero sigues preguntándote por qué no paráis de discutir. Las principales razones pueden ser las siguientes:

  • Falta de gestión emocional: muchas veces se debe a la falta de gestión emocional. Si no somos capaces de controlar y aprender de nuestros sentimientos, no podremos llevar con facilidad una relación. Por ejemplo, si sentimos celos, es momento de hacer una reflexión y pensar si tenemos motivos reales para sentirnos así o si, en realidad, se trata de un reflejo de nuestro pasado, de aquel momento en que nos hicieron daño. De ser así y no saber cómo solucionarlo, lo mejor es acudir a un psicólogo o profesional de nuestro interés para que nos ayude con la gestión emocional.
  • No respetamos al otro: como decíamos, es tan válido su punto de vista como el tuyo. En ocasiones esto es algo que el orgullo o el ego no nos deja ver con claridad. Al fin y al cabo, vivimos en una sociedad en la que hay que sobrevivir y en la que, muchas veces, no podemos creernos todo lo que vemos o nos dicen. Pero con nuestra pareja no es necesario ser tan cautos, hay que confiar en él o ella y valorarla como se merece. Aún así, esto puede darse también porque ambos miembros de la pareja sean muy dominantes y "luchen" por dominar al otro, por ser "mejor" que el otro, lo que sería un problema si no se
  • Rencor del pasado: en ocasiones, dejamos pasar cosas que nos molestas o nos duelen con tal de no discutir, pero todo, con el tiempo, tiene que salir. Si no lo expresas en su momento, puede salir con mucha más fuerza en el momento menos pensado. Es lo mismo que ocurre con la ansiedad. La ansiedad, por lo general, se produce por un cúmulo de sentimientos y emociones no expresados o gestionados correctamente en su momento. Una pelea con tu pareja por el rencor del pasado sería algo parecido, sería una "explosión" bastante dañina para ambos. La comunicación es la base de toda relación, así que no hay que tener miedo a expresar lo que uno piensa o siente.
  • Problemas del pasado no solucionados: también podría darse el caso de que sí se hablaron las cosas del pasado, pero por algún motivo no se solucionaron y la espinita sigue ahí, saliendo de tanto en tanto en forma de dudas, preguntas, indirectas y, cómo no, de discusión. Si esto está creando un gran problema en la pareja, lo mejor es acudir a una terapia de parejas.
  • Mala comunicación: otra opción que responda a la pregunta de por qué no paramos de discutir es porque se produzca una mala comunicación en la pareja. Si desde el principio no nos expresamos bien, corremos el riesgo de que nuestra pareja interprete nuestras palabras de forma errónea, lo que acabaría llevando a una posterior discusión.
  • Necesidad de buscar conflicto externo: todos tenemos días malos, pero nuestra pareja no tiene por qué pagar por ello. También puede darse el caso de que estemos sufriendo conflictos internos y no sepamos cómo gestionarlos. En estos casos, es con la pareja con la que se tiene más confianza, lo que significa que con ella estamos más relajados y, por ende, sin darnos cuenta, nos abrimos y dejamos que todo lo bueno y lo malo salga. Si estamos pasando por un mal momento, trata de evitar descargar todas las energías negativas con tu pareja, él o ella no se lo merece.
  • Expectativas: también puede darse el caso de que seamos muy exigentes y tengamos una serie de expectativas con nuestra pareja que no se cumplan, o bien que esperemos una reacción de nuestra pareja que, luego, no sea la que se lleva a cabo. Ante esto, nos frustramos, enfadamos y, por ende, acabamos discutiendo con él o ella.
  • Dar cosas por sentado: pese a que a veces las intuiciones son bastante certeras, en nuestras relaciones de pareja hay que evitar dar cosas por sentado. Si creemos que está ocurriendo algo extraño, hay que hablarlo con la pareja y preguntarle si es así. Lo mismo ocurre con las interpretaciones. Si nuestra pareja dice algo y su tono nos confunde, hay que preguntarle qué ha querido decir, y no quedarnos con nuestra primera impresión.
  • Mi pareja no me respeta: si pese a todos tus esfuerzos por hacer que la relación funcione, sientes que tu pareja no te está respetando y está dañándote con su actitud, es normal que se produzcan los enfrentamientos.

Si las discusiones van más allá y se produce maltrato, ya sea físico o psicológico, en unCOMO recordamos que es una situación que no hay que tolerar y que, en esos casos, hay que pedir ayuda a las autoridades de nuestro país.

Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja - Por qué discuto tanto con mi pareja

Mi pareja y yo discutimos mucho por tonterías

Hay que decir que, como todo lo malo, las discusiones pueden llegar a "enganchar". Si las discusiones se vuelven muy constantes, puede que, como pareja, aprendamos que esta es la manera de solucionar los pequeños conflictos diarios.

Pero ¿qué ocurre si no paras de discutir con tu pareja por tonterías? Muchas veces se debe a un problema a la hora de comunicarnos y expresarnos. De este modo, es importante conocer, primero, cuáles son los tipos de comunicación que existen:

  • Comunicación pasiva: en este tipo de comunicación, uno de los dos miembros de la pareja nunca expresa sus opiniones y acepta todo lo que la otra persona le dice sin rechistar, pese a que no esté de acuerdo o no le guste lo que opina el otro. Esto suele ocurrir con las personas retraídas e inseguras.
  • Comunicación agresiva: en este tipo de comunicación, se emplean insultos, gritos y se expresan las opiniones de forma muy poco agradable. Esta es una forma de comunicación que suele desencadenar con más facilidad las discusiones.
  • Comunicación asertiva: esta considerado que la asertiva es la mejor forma de comunicación, ya que se basa en comunicarnos y respetar al otro. Además, en este tipo de comunicación hay que expresarse de forma tranquila y calmada. A veces es más importante el tono que las palabras.

Si quieres evitar discutir con tu pareja por tonterías, la clave está en la comunicación asertiva. Para más información sobre cómo dejar de pelear tanto con mi pareja, puede que también te interese este otro artículo de unCOMO sobre Cómo evitar discutir con mi pareja.

Cómo evitar discutir con mi pareja

De entrada, hay que aclarar que discutir no es malo, ya que se trata, simplemente, de una forma de exponer nuestros sentimientos y pensamientos. No obstante, existe una delgada línea entre expresar lo que pensamos y "pelear".

Discutir no es lo mismo que pelear

La palabra "discusión" ha ido cogiendo, con el paso de los años, un significado equivocado. Discutir no es malo, sino que es únicamente la acción de intercambiar opiniones bajo el respeto hacia el otro. Tal y como dice la psicóloga Claudia Pradas Gallardo en su artículo Discuto mucho con mi pareja por tonterías, ¿qué hago?, esto es algo sumamente necesario, ya que la base de una pareja es la comunicación y la discusión forma parte de ella:

Todas las parejas deben comunicarse para saber más el uno del otro, para expresar sus necesidades o si en algún momento uno de los dos ofende al otro, poder decirlo para resolverlo de la mejor manera posible.

Como vemos, no hay que tener miedo de discutir. Lo que sí hay que evitar a toda costa son las peleas.

En la pelea se producen agresiones verbales, que son sinónimo de no respetar al otro o bien de infravalorarlo. Una pelea no es lo mismo que una discusión. La discusión es necesaria para expresar necesidades y llegar a acuerdos. La pelea es un ataque al otro, a veces incluso con la intención de herirlo.

Cómo no pelear tanto con tu pareja

Como decíamos, la comunicación es lo importante, pero también la voluntad de querer mejorar la relación. No vale con que solo uno de los dos quiera dejar de discutir, sino que esto debe ser un trabajo en equipo. Aunque la base sea la comunicación, tal y como hemos visto, también es muy importante lo siguiente:

  • Empatiza con tu pareja: la mejor forma de entender al otro, es ponerte en su piel y comprender por qué dice lo que dice o por qué piensa lo que piensa. En otras palabras, es necesario aprender a ser más empático para que, así, la relación con tu novio o novia pueda ir como la seda.
  • Aprende a escuchar: a veces, escuchar no es tan sencillo como parece. Puede que pensemos que estamos escuchando lo que nos dicen, pero en realidad ni siquiera queremos que el sonido de sus palabras entre por nuestros oídos. Esto es un problema que hay que solventar, ya que no podemos pretender ser escuchados y no escuchar al otro.
  • Aprende a expresarte: si eres de los que no se expresan lo suficiente o de forma correcta, esto es algo que hay que trabajar. Si no te expresas con claridad, tu pareja probablemente malinterpretará tus palabras y volveréis a discutir cuando, en realidad, podríais haberlo evitado.
  • No des cosas por sentado: aprender a preguntar y a dejarte preguntar. Si hay algo que no está claro, simplemente... ¡hay que aclararlo! De lo contrario, habrán discusiones tontas e innecesarias.
  • No critiques ni reproches: ante todo, hay que evitar el ataque. Si atacas, lo más normal es que la otra persona se defienda. Y así, se inicia la discusión o la pelea con tu novio o novia. Si tienes por costumbre hablar ofensivamente para protegerte y no sabes cómo solucionarlo, acude a un profesional para que te ayude con terapia.
  • Mantén la calma: cuando se produzca el enfrentamiento o veas que está a punto de suceder, no saltes, no grites ni insultes. Mantén la calma en todo momento y háblale con un tono tranquilo. Por regla general, como hables, es como te hablarán.

Eso sí, por encima de todo, no toleres ofensas ni actitudes tóxicas. Quiérete y respétate. Si sientes que tu pareja no te está tratando bien y te hace daño sin importarte nada, tal vez sea momento de replantearte tu relación.

Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja - Cómo evitar discutir con mi pareja

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja
1 de 3
Cómo dejar de pelear tanto con mi pareja

Volver arriba