Compartir
Compartir en:

Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia

Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia

El sexo es uno de los grandes placeres de la vida, una actividad que tiene muchísimos beneficios y que es vital en la conexión física y emocional de las parejas. Con los años nuestro cuerpo va cambiando e, inevitablemente, también lo hacen nuestras relaciones sexuales. Pero esto no significa que tenga que ser a peor.

Lejos de verlo como algo negativo, la menopausia es una oportunidad de reencontrarnos con nosotras mismas, de conocer nuestro cuerpo más a fondo y aprender a disfrutar del sexo de otra forma. Para ello, hay que adaptarse a las nuevas necesidades de nuestro cuerpo, por ejemplo, aumentando el tiempo que le dedicamos a los preliminares. Si quieres aprender a saber cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia sigue leyendo este artículo de unCOMO.

También te puede interesar: Cómo mejorar el deseo sexual

Efectos de la menopausia en la sexualidad

Innegablemente, la menopausia provoca una serie de cambios en el cuerpo de la mujer que hay que tener en cuenta para poder disfrutar plenamente de la sexualidad. No hay que ver estos cambios como un obstáculo, sino simplemente aceptarlos como algo que a partir de ese momento forma parte de nuestro cuerpo sabiendo que si actuamos de forma adecuada podemos seguir disfrutando de nuestras relaciones. A continuación te explicamos los principales efectos de la menopausia en la sexualidad de la mujer:

  • Pérdida de deseo: más adelante hablaremos más profundamente sobre este aspecto, pero lo cierto es que muchas mujeres sienten como con la menopausia pierden la libido. Este es un síntoma que puede ser tratado y que podemos superar trabajando la estimulación y excitación sexual. El problema de la pérdida de deseo, si no es tratada y no se hace nada por remediarla, no es tanto en la mujer sino en la pareja. La otra parte de la pareja puede seguir teniendo las mismas ganas de mantener relaciones y si ella se niega puede acabar afectando negativamente en la relación en un aspecto clave.
  • Menor excitación: durante esta etapa de la vida la excitación es mucho más lenta y requiere de más atenciones. Así como en la juventud la excitación puede llegar a su pico máximo en pocos minutos, durante la menopausia puede ser que se necesite bastante tiempo para lograr la penetración. Olvidarse de la zona genital y aprender a disfrutar del cuerpo entero, disfrutar sin prisas ni preocupaciones es la mejor opción para lograr una excitación mayor.
  • Menos lubricación: probablemente este sea uno de los síntomas más visibles y que más preocupen a las mujeres, por otro lado también es uno de los que tiene más fácil solución con la utilización de cremas y lubricantes. Si intentamos tener relaciones de la misma forma que lo hacíamos antes pueden haber molestias y dolores, pero si aprendemos a conocer las sensaciones de nuestro cuerpo y ayudarlo a estar cómodo podremos disfrutar igual o en mayor medida.
  • Contracciones más débiles: además de la falta de lubricación, la menopausia suele ir acompañada de una pérdida de tono muscular en todo el cuerpo, por lo tanto, también en los músculos del suelo pélvico. Esta pérdida de tono hace que las contracciones orgásmicas sean más débiles, algo que sumado a la falta de lubricación puede desembocar el orgasmos dolorosos.

Generalmente, estos cambios se van dando de forma gradual, mes a mes, de modo que la mujer puede ir acostumbrándose y tomando las medidas adecuadas para vivir plenamente su sexualidad. Únicamente en casos de menopausia precoz o de extirpación ovárica en mujeres jóvenes se dan cambios hormonales lo suficientemente bruscos como para que el cambio sea repentino. En estas ocasiones, se recomienda visitar un médico que pueda recomendarte un tratamiento hormonal que permita el descenso progresivo de los niveles hormonales.

Menopausia y deseo

Para muchas mujeres, uno de los síntomas más reconocibles de la menopausia es la bajada de la libido, es decir, del apetito o deseo sexual. Estas pueden sentirse con menos ganas de mantener relaciones e incluso puede ver como ese deseo desaparece completamente. A pesar de que para muchas no es un motivo de preocupación, lo aceptan con normalidad, si que puede afectar a otras mujeres o a la relación de pareja. Los motivos de esta pérdida de deseo se pueden clasificar en dos grandes tipos; los físicos y los mentales, a continuación te los explicamos:

Causas físicas de la pérdida de deseo

Un motivo de la falta de deseo sexual pueden ser los cambios hormonales en la mujer, que varían durante la menopausia causando sofocos, sudores durante la noche e incluso disminución del interés en el sexo. El nivel de estrógeno se reduce durante esta etapa y los cambios que se producen en la vagina pueden provocar dolor durante el coito. Los cambios vaginales comunes durante la menopausia son:

  • Mayor sequedad
  • Menor elasticidad
  • Menor sensibilidad
  • Canal vaginal más estrecho

Causas emocionales de la pérdida de deseo

Si tus relaciones sexuales son dolorosas o incómodas y no sabes cómo cambiarlo, es normal que empieces a perder el deseo y las ganas de seguir teniendo sexo. Además, todos los cambios hormonales que se suceden durante la menopausia pueden acabar derivando en ciertas afecciones de índole emocional, por ejemplo ansiedad y depresión, que pueden hacer que vayas disminuyendo tu vida sexual hasta perder la libido.

En otros casos, las mujeres ven como su cuerpo cambia de repente de forma ostensible, puede aumentar la grasa abdominal, los sofocos, sequedad -no solo vaginal sino corporal- que les hacen estar incómodas los primeros meses. Si alguien no está cómodo con la percepción que tiene de sí mismo, difícilmente podrá disfrutar de la sexualidad. Además, durante esta etapa pueden empezar a darse pérdidas de orina, cuyo miedo de que se den durante las relaciones puede hacer que la mujer las evite.

A todo esto hay que sumarle posibles problemas de pareja, que sientas que tu marido o pareja no es capaz de comprender los cambios por los que estás pasando. Si a esto le sumamos que puede que el sufre otros problemas de índole sexual como disfunción eréctil, el resultado es que las relaciones no son ni tan excitantes ni tan placenteras.

Pero esto no significa que te tengas que conformar. Visitar un especialista que te ayude a solucionar tus problemas debe ser el primer paso que tienes que dar, además, en unCOMO podrás encontrar consejos y recomendaciones como el siguiente artículo donde te explicamos cómo combatir la falta de libido en la menopausia.

Cómo mejorar las relaciones en menopausia

Ahora que ya hemos hablado sobre los cambios que se dan en tu cuerpo durante la menopausia y que pueden interferir en tu sexualidad es el momento de buscar soluciones, de aprender qué puedes hacer para gozar plenamente del sexo a la edad que sea:

  • Hábitos de vida saludables: practica ejercicio regularmente y mantén una alimentación equilibrada no solo te ayudarán a combatir los síntomas de la menopausia y a mejorar tu sexualidad, sino que además harán que estés mucho mejor físicamente y que mantengas alejado el estrés y la ansiedad.
  • Ejercita tu vagina: los ejercicios de Kegel para mujeres ayudarán a mejorar la fuerza así como el tono muscular, evitando que tu vagina y los músculos implicados en el sexo pierdan elasticidad, flexibilidad o que se atrofien.
  • Altera tu rutina: la vida sexual es una planta que hay que cuidar e ir regando para que florezca. Hacer siempre lo mismo y caer en la rutina es algo que puede estar bien al principio, pero que al final acaba con la libido y la emoción. Haz cosas distintas: prepara una cena romántica, una noche de hotel o un baile erótico, con imaginación y sin barreras mentales conseguirás mejorar tu vida sexual.
  • Habla con tu pareja: la comunicación entre tú y tu pareja es imprescindible apra superar los cambios que tu cuerpo sufre durante la menopausia. Habla de tus miedos, tus preocupaciones y tus sensaciones, de este modo la harás cómplice y podréis superarlos juntos.
  • Prueba con juguetes: los juguetes sexuales son una forma de añadir placer y diversión en tus relaciones. Además, los vibradores pueden servir para estimular de una forma más efectiva.
  • La imaginación al poder: culturalmente hemos crecido pensando que el sexo se resume en la penetración, y eso no es cierto. Se creativa, explora tu cuerpo y el de tu pareja, seguro que encontráis en la masturbación, el sexo oral y otras actividades un placer tan o más intenso.
  • Utiliza lubricante: los lubricantes van a convertirse en tu mejor aliado para combatir la sequedad vaginal; pruébalos, investiga y quédate con el que mejor te vaya. En el siguiente artículo te explicamos cómo elegir un lubricante íntimo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia
1 de 3
Cómo mejorar las relaciones sexuales en la menopausia