Compartir

Cómo provocar un orgasmo con un beso

Por Laura Ruiz. Actualizado: 7 junio 2018
Cómo provocar un orgasmo con un beso

¿Habías pensado alguna vez en llegar al orgasmo solo con un beso de tu pareja? Pues sí, es totalmente posible. Aunque solo un 20% de las personas puedan lograrlo de forma natural, existe la creencia de que con la práctica se puede llegar a desarrollar esta habilidad. ¡Nada mejor para tener unos buenos preliminares que empezar con un orgasmo!

Si quieres saber cómo provocar un orgasmo con un beso a tu pareja, sigue leyendo este artículo de unCOMO que hemos preparado para ti. ¡Disfrutaréis al máximo!

Los besos y el Kamasutra

Según el Kamasutra, besar es todo un arte, y es que los labios son una de las zonas más erógenas del cuerpo. De hecho, en su libro reúne toda una serie de besos que son de lo más eróticos. Se dice que el beso combina, de por sí, tres sentidos a la vez: el gusto, el tacto y el olfato. Unidos pueden llegar a producir placeres muy intensos e incluso el orgasmo.

Si quieres conocer todos los tipos de besos del Kamasutra, te recomendamos que te leas estos dos artículos:

No obstante, está demostrado que es más frecuente que lleguen al orgasmo solo con un beso las mujeres que los hombres.

Cómo provocar un orgasmo con un beso - Los besos y el Kamasutra

Llegar al orgasmo con un beso en la boca

Al besar se desprenden hormonas sexuales que atraen a nuestra pareja. Se trata de las feromonas, una sustancia química que desprende nuestro cuerpo que puede alterar el estado de la otra persona, en este caso, atraerla más sexualmente. Esta es la razón por la que besar no es solo tan adictivo, sino que es tan erótico.

Para llegar al orgasmo con un beso en la boca, una de las mejores maneras es besar muy lento y sensual, moviendo suavemente la lengua y acariciando la de la otra persona. Conforme aumente la pasión, también irá aumentando poco a poco la rapidez e intensidad del beso. En algún momento dado, puede que os agarréis más fuerte el uno al otro y, cuando menos os lo esperéis, estallaréis de placer.

Llegar al clímax con un beso en el cuello

Otra forma de estallar de placer solo con un beso es besando a nuestro compañero sexual y/o sentimental en el cuello. El cuello es otra de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo, por ello es muy probable llegar al orgasmo con un beso en el cuello.

No obstante, para lograr que nuestra pareja llegue al orgasmo con un beso en el cuello, deberemos besarlo con bastante intensidad, lo que podría causar chupetones. Aún así, es recomendable empezar con besos suaves y delicados por el cuello, que pueden ir acompañados de caricias por otras partes del cuerpo, como el vientre, la entrepierna o los pechos.

Llegar al orgasmo con un beso en los genitales

Por supuesto, esta opción no podía faltar y es una de las más sencillas para lograr un intenso orgasmo. Hablamos, por supuesto, del sexo oral. Jugar con los labios y con la lengua en los puntos clave y a la velocidad acertada podremos hacer que nuestra pareja consiga un orgasmo de película.

Pero si queréis hacerlo bien, no bastará solo con usar la lengua y los labios: aunque no lo creáis, el aliento es un poderoso aliado en el sexo. No se trata de echarle el aliento bruscamente, sino de, mientras hacemos un cunnilingus o una felación a nuestra pareja, dejar ir ligeramente el cálido aliento de nuestra boca. Hacerlo puede quedar muy sensual y puede ayudar a aumentar el placer de nuestra pareja.

Provocar un orgasmo besando otras zonas erógenas

Existen otras zonas erógenas igual de poderosas, como los pechos, las ingles, los muslos o las caderas. Deberás aprender a jugar con tu pareja para averiguar qué es lo que más le excita sexualmente, y sobre todo, dónde.

Algunas mujeres aseguran que con la estimulación de los pechos por parte de su pareja con la boca ha conseguido hacer que lleguen al orgasmo sin la necesidad de tocarlas ni hacerles nada más. Los pechos es una zona muy sensible para las mujeres, y también para muchos hombres. Por ello es recomendable chupar el pezón y los pechos de forma delicada para que, con la calidez y suavidad de la boca, consigan un orgasmo increíble.

Una vez que se tiene el primer orgasmo, es más fácil lograr que tengan más besando otras zonas erógenas como las mencionadas anteriormente, ya que todo su cuerpo estará más sensible y receptivo a todo tipo de estímulos sexuales.

Cómo provocar un orgasmo con un beso - Provocar un orgasmo besando otras zonas erógenas

Consejos para conseguir el orgasmo con un beso

A continuación, te traemos una serie de consejos para que tengas en cuenta a la hora de buscar el orgasmo de tu pareja:

  • Tu posición es importante: la posición en la que te encuentres a la hora de besar a tu pareja puede influir en el éxito o el fracaso de conseguir un orgasmo. Una buena opción es besar a tu pareja estando desnudos en la ducha o estando encima de ella en la cama.
  • Tu excitación influirá en su excitación: si tú estás excitado o excitada, con el beso puedes transmitírselo, ya que tu organismo ya habrá empezado a producir feromonas, y eso ayudará a que tu pareja se excite contigo.
  • Descubre qué besos le gustan más a tu pareja: cada persona es un mundo, así que es probable que a tu pareja le exciten más unos determinados besos. Averígualo y bésala de esa forma cada vez que quieras conseguir un orgasmo.

Si te ha gustado este artículo sobre Cómo provocar un orgasmo con un beso, puede que también te interese este otro artículo sobre Qué es el beso de Singapur y cómo se hace.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo provocar un orgasmo con un beso, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Cómo provocar un orgasmo con un beso

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Rafael
Porque al masturvarme no sale el semen
Laura Ruiz
Buenos días Rafael, muchas gracias por tu comentario.

Es probable que este artículo te ayude: https://relaciones.uncomo.com/articulo/por-que-al-masturbarme-no-eyaculo-45531.html

Un abrazo.

Cómo provocar un orgasmo con un beso
1 de 3
Cómo provocar un orgasmo con un beso

Volver arriba