menu
Compartir

Cómo ser feliz sin hijos

Cómo ser feliz sin hijos

La decisión de no tener hijos puede venir motivada por muchas causas diversas: porque no puedes tener, porque no has encontrado a la pareja que te llene, porque te has centrado en tu carrera profesional o porque sencillamente no has sentido la necesidad de procrear. Sea cuál sea la causa, es posible tener una vida plena sin tener familia y en unComo.com te contamos cómo ser feliz sin hijos.

También te puede interesar: Cómo no depender emocionalmente de mi pareja
Pasos a seguir:
1

Para ser feliz sin hijos, ante todo, debes dejar que la opinión de los demás te afecte. Porque a pesar de que los tiempos han cambiado, la idea de una pareja que no tiene hijos se sigue viendo como algo poco natural. Cuando una pareja lleva un tiempo y sobre todo a partir de ciertas edades, la presión social por tener hijos es inmensa y hacer comprender al entorno esa decisión no es precisamente fácil. Es importante que no te obsesiones, es tu vida y tú decides como vivir, piensen lo que piensen los demás.

Cómo ser feliz sin hijos - Paso 1
2

Si realmente deseabas tener hijos y no has podido, aceptarlo es algo duro. Pero puedes tener una vida maravillosa con tu pareja, intentando siempre mirar hacia adelante. Lo que debe de unirte a la pareja es el amor, y no un hijo, por eso debes centrarte en disfrutar de tu vida con la persona que amas. Y es que por mucho que te apeteciera tener familia, los hijos quitan mucho tiempo, y pasas de ser pareja, a ser padre. Piensa en lo positivo de no tener hijos, y en todo lo que la vida te depara.

Y en caso de que te apetezca mucho tener hijos, debes saber que aunque no puedas, siempre existe la opción de adoptar. Hay muchos niños en el mundo que viven sin familias y que buscan un hogar en el que crecer. En este artículo te contamos cuánto cuesta adoptar a un niño en España.

Cómo ser feliz sin hijos - Paso 2
3

Cuando tienes hijos una gran parte del presupuesto familiar se va en su crianza y es lo más natural del mundo. Si no tienes hijos, piensa que ese dinero podrás dedicarlo a todo lo que te gusta hacer por tu cuenta o con tu pareja. Podrás viajar, ir al cine, quedar con amigos, y comprar lo que te apetezca.

Tendrás una vida más llena de actividad y centrada en tu personalidad, en tus gustos y aficiones, estarás en un primer plano en tu vida y es algo realmente positivo. En unComo te contamos cómo divertirse con pareja dándote ideas para que tengas una relación envidiable.

4

La vida sin hijos tiene más aspectos positivos, podrás vivir tu vida cuando y como quieras. No tendrás que aceptar trabajos que no te gusten por mantener a tu familia, podrás centrarte en un empleo que te llene de verdad, podrás viajar sin hijos, o sin tener que buscar a alguien que se encargue de ellos, podrás tener el horario vital que quieras, decorar tu casa como quieras, tener todo el espacio en casa para tu pareja y para ti, son algunos de los beneficios de no tener hijos.

Cómo ser feliz sin hijos - Paso 4
5

La felicidad está a tu alcance si no tienes hijos, podrás centrarte en tus deseos y en los de tu pareja, podrás adoptar una mascota, dedicar tu tiempo libre a lo que quieras, hacer deporte cuando necesites, trabajar en algo que te apasione y en general, tiene muchos beneficios para la vida de pareja y en solitario.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ser feliz sin hijos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Pía Ondiz
El título es estúpido. Tener hijos no te hace feliz. Y no tener tampoco. Son opciones. Y sino pudiste tener pues adopta. Y quizà te des cuenta que la felicidad está en cómo ves la vida.
Mara
No es tan sencillo adoptar. Es un proceso larguísimo y super cansador. Además, muchos niños no pueden conectar con sus padres adoptivos. Sin mencionar que no se tiene idea sobre la historia médica de los padres, no se sabe que enfermedades físicas o mentales puedan desarrollar.

Cómo ser feliz sin hijos
1 de 4
Cómo ser feliz sin hijos

Volver arriba