Compartir
Compartir en:

Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio

Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio

Para mucha gente hacer ejercicio e ir al gimnasio es un sacrificio necesario para mantenerse saludable y en forma, para otros es un tiempo de libertad que les permite conectar con ellos mismos y su propio cuerpo, pero existe un tercer grupo. ¿Sabías que hay mujeres que pueden llegar al orgasmo cuando hacen ejercicio?, ¿Que llegan al clímax mientras están en el gimnasio sin que nadie se de cuenta a su alrededor?

Después de algún tiempo estudiándose ya tenemos algunas respuestas sobre por qué pasa eso y qué ejercicios hacer para poder alcanzarlo. Incluso se le ha dado un nombre, coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio.

También te puede interesar: 5 posturas para adelgazar haciendo el amor

El origen del coregasm

Todo este boom del coregasm empezó como muchos de los grandes descubrimientos de la humanidad: por casualidad. Debby Herbenick es la redactora de una columna que trata temas sexuales en la web oficial del Kinsey Institute, una institución dedicada a la investigación sobre género, sexo y reproducción. Desde su columna, se dio cuenta de que muchas mujeres le escribían preguntándole acerca de los orgasmos que tenían cuando estaban en el gimnasio. Atónita, decidió investigar y, al ver que no había ningún estudio sobre el tema, se puso a hacerlo por su cuenta.

Después de investigar con 530 mujeres con edades comprendidas entre los 18 años y los 63 y de realizar encuestas anónimas, descubrió que cerca del 10% de las mujeres lograban llegar al orgasmo a través del ejercicio físico. Ese mismo estudió, reveló que los abdominales o el levantamiento de pesas eran de los ejercicio que más facilitaban ese clímax, seguidas del spinning o la cinta, dejando claro que en ningún caso esas mujeres estimulaban su pensamiento con escenas sexuales que pudieran aumentar su excitación.

Esto solo fue el inicio. A partir de aquí, la doctora Herbenick siguió estudiando para ver si era capaz de conseguir una rutina de ejercicio que permitiera llegar al orgasmo a cualquiera, un hecho que sin duda haría que muchas más personas practicaran ejercicio físico. Algo que no solo repercutiría positivamente en su salud física, sino también sexual y psicológica.

Por qué se llega al orgasmo haciendo ejercicio

Este fenómeno no puede entenderse desde un único factor, sino que son múltiples causas las que se unen haciendo posible llegar al clímax a través del ejercicio físico:

  • Por un lado tenemos que tener en cuenta el factor hormonal. Cuando hacemos deporte nuestro cuerpo segrega dopamina y endorfinas, dos hormonas relacionadas con el placer y la satisfacción que resultan necesarias para llegar al orgasmo.
  • Por otro lado hay que valorar el factor anatómico. Dependiendo del tipo de ejercicio que hagamos, si nuestro abdomen y nuestras extremidades inferiores se tensionan, eso puede presionar y estimular el clítoris. Si tenemos en cuenta que esta zona del cuerpo femenino tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas no es de extrañar que se pueda conseguir un orgasmo por esta vía.

Teniendo esto en cuenta, es mucho más fácil que alcancen el coregasm esas mujeres que tienen desarrollados y fuertes los músculos pélvicos. A su vez, hay ciertos ejercicios, como los que se dedican a los cuádriceps, muslos y abdominales que tienden a ejercer una mayor estimulación sobre el clítoris. A continuación te explicaremos una serie de ejercicios que pueden hacerte llegar al orgasmo mientras haces ejercicio.

Cómo llegar al orgasmo haciendo ejercicio

Como ya hemos dicho, es mucho más fácil llegar al coregasm si tienes los músculos pélvicos desarrollados. Los ejercicios que te permitirán conseguir el placer a la vez que practicas ejercicio físico son los siguientes:

  • Ejercicios de Kegel: estos ejercicios, muy recomendados para evitar las pérdidas de orina en mujeres o para el control eyaculatorio en hombres, tratan de contraer de forma voluntaria los músculos de la vejiga y el recto. No se trata de contraer los glúteos sino que es como si intentáramos cortar el flujo de orina. Trata de mantenerlos contraídos durante 5 segundos, haciendo 10 series de 10 contracciones cada una cada día. Tener ejercitados estos músculos te será de gran ayuda a la hora de lograr el coregasm. En el siguiente artículo de unCOMO te explicamos cómo hacer ejercicio Kegel para mujeres.
  • Ejercicio lumbo-pélvico sentado: Siéntate sobre un balón grande, como los de yoga. Mantén la espalda recta y, contrayendo solo uno de los glúteos dibuja con el cóxis un círculo imaginario. Una vez hayas hecho 10 círculos en un sentido haz otros 10 en el contrario, repite este ejercicio 3 veces en cada dirección.
  • Ejercicio lumbo-pélvica acostado: con este ejercicio trabajas los mismos músculos que anteriormente, pero la dinámica es distinta. costada boca arriba en una colchoneta, se doblan las rodillas 90 grados con los pies apoyados al suelo y separados al ancho de los hombros. Se levanta la cadera contrayendo el abdomen, glúteos y el piso pélvico repitiendo 10 levantamientos. Tres series con descanso en la colchoneta entre ellas.
  • Combinación de Kegel y lumbo-pélvica: Puedes unir el trabajo de todos estos músculos en un mismo ejercicio. Para ello debes sentarte en un balón de yoga -o balón suizo- y, a la vez que contraes glúteos y abdomen proyectando la pelvis adelante, contraer los músculos pélvicos como en el primer ejercicio.

Si deseas leer más artículos parecidos a Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio

¿Qué te ha parecido el artículo?

Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio
1 de 3
Coregasm: tener un orgasmo haciendo ejercicio