Compartir

Las 8 parafilias más comunes

 
Por Laura Ruiz. Actualizado: 23 enero 2017
Las 8 parafilias más comunes

El mundo del sexo es misterioso... ¡y sorprendente! La excitación y el placer sexual puede encontrarse en cualquier momento de la vida y en cada persona puede ser completamente diferente. Sin embargo, sí que es cierto que hay algunas situaciones en la cama que pueden ser un tanto extrañas, es decir, que se salen de la norma y de lo aceptado como "convencional" y que gustan a un grupo bastante mayoritario de la población, es lo que se conoce como parafilia. En este artículo de unCOMO vamos a descubrirte las 8 parafilias más comunes que hay en la sociedad y que demuestran que el placer sexual puede encontrarse en múltiples formas.

También te puede interesar: 8 errores comunes al besar

Qué son las parafilias

Antes de descubrirte las parafilias más comunes vamos a definir este concepto para que entiendas de qué hablamos cuando nos referimos a "parafilias". Se trata de un tipo de conducta sexual que se puede repetir en diferentes personas y que consigue el placer de otros formas distintas al acto sexual propiamente dicho, es decir, la estimulación genital o la penetración.

Las parafilias se caracterizan por conseguir el placer sexual practicando conductas distintas a la copulación. Existen algunos de estos comportamientos que son, más o menos, comunes entre la población y que grupos grandes de personas los sienten; en cambio, hay otros más extraños que engloban a un grupo mucho menor de gente.

A continuación, vamos a darte algunas de las características de las parafilias:

  • Suelen empezar en el periodo de la adolescencia, sobre todo, antes de los 18 años
  • Una parafilia puede llegar a producir malestar a la persona que la siente porque puede convertirse en una obsesión mental
  • Los hombres suelen ser más propensos a tener parafilias sexuales y, normalmente, suelen estar casados
Las 8 parafilias más comunes - Qué son las parafilias

Fetichismo, una de las parafilias más habituales

Comenzamos ya a listar las parafilias más comunes que encontramos en la sociedad. La primera de ellas es el fetichismo, es decir, conseguir una gran excitación sexual con algún objeto o una parte del cuerpo específica.

Los objetos que provocan la excitación no son animados, es decir, no son personas, animales, etc., sino que son inanimados como, por ejemplo, los siguientes:

  • Zapatos
  • Ropa interior femenina
  • Sujetadores
  • Medias
  • Etcétera

El fetichista puede masturbarse con estos objetos y conseguir una excitación tal que les invite al orgasmo. Además de estos objetos, también es posible que la persona que padece este fetichismo se excite con partes del cuerpo que, normalmente, no producen excitación "per se" como, por ejemplo, los pies, las manos, los codos, etcétera.

En este otro artículo de unCOMO te contamos cómo masturbar a un hombre con los pies por si, resulta, que tu pareja es fetichista.

Las 8 parafilias más comunes - Fetichismo, una de las parafilias más habituales

Exhibicionismo, una parafilia muy extendida

Otra de las filias sexuales más comunes que hay en la sociedad es el exhibicionismo, es decir, excitarse al saber que se es observado. En estos casos, la persona exhibicionista puede llegar a cometer situaciones muy desagradables en la vía urbana como, por ejemplo, desnudarse ante una persona que camina tranquilamente por la calle o ponerse en un banco a masturbarse delante de todo el mundo que pasee por delante de él.

El exhibicionismo hace que la persona se excite al mostrar sus genitales de forma pública y, la excitación que sienten es tal, que no pueden reprimir el deseo de tocarse.

Froteurismo, una filia sexual muy común

El nombre de esta parafilia ya deja entrever de qué se trata: es la excitación que las personas sienten al frotarse contra un desconocido. Las personas que tienen "frouterismo" tienen el impulso de tocar y/o rozarse con otra persona sin que ella sepa lo que está haciendo.

Este es el caso por el que, en zonas concurridas de gente como metros o autobuses, pueden haber personas que se junten mucho a ti y se froten disimuladamente. Pero hay casos más agresivos de esta parafilia y es cuando la persona que la padece empieza a masturbarse o a tocarse los genitales con tu cuerpo.

Las 8 parafilias más comunes - Froteurismo, una filia sexual muy común

Masoquismo sexual

Cuando nos encontramos con una persona que en la cama quiere practicar algunas actividades en la que se juegue con el rol de sometido puede que sea porque es masoquista. El masoquismo sexual se da cuando una persona tiene una gran excitación al ser humillado, pegado o maltratado físicamente; considera esta clase de dolor como un placer máximo que puede hacerle llegar a eyacular sin tocar sus genitales.

Cuidado con esto: no debemos confundir el masoquismo con alguna práctica sexual que podamos hacer en pareja como, por ejemplo, atarnos con esposas, ponernos vendas en los ojos, etcétera. El masoquista se excita con el dolor, no con el juego de roles.

Sadismo sexual

Otra de las parafilias más comunes es el sadismo sexual, es decir, un tipo de excitación que obtiene una persona al humillar o hacer daño a la otra persona. El sádico puede obtener un gran placer al herir tanto física como mentalmente a su compañero de cama e, incluso, puede llegar a ser un peligro para la vida de la otra persona.

De hecho, muchos casos de asesinatos proceden de esta parafilia, un trastorno psicológico que consigue un gran placer al maltratar a otra persona, de la forma que sea. Esta parafilia suele desarrollarse en la edad de la infancia pero es en la edad adulta cuando aparece de forma total.

Voyeurismo

Las personas que se catalogan como "voyeur" son aquellas que se excitan al ver a otras personas desnudas o en una situación amorosa (dándose besos, teniendo sexo, etcétera). Los voyeur suelen esconderse en zonas estratégicas para poder ver sin ser vistos y, así, satisfacer sus necesidades sexuales; por ejemplo, suelen ir a playas nudistas, pueden espiar a través de las ventanas, etcétera.

El voyeurismo, normalmente, no implica que la persona que lo está practicando quiera tener sexo con esas personas a las que está observando sino que, solo por mirar, ya consigue el placer que necesita. Para satisfacer sus necesidades, suelen masturbarse mientras observan la escena.

En este otro artículo de unCOMO te contamos en qué consiste el voyeurismo.

Las 8 parafilias más comunes - Voyeurismo

Urofilia, una parafilia cada vez más frecuente

Aunque te parezca una práctica la mar de extraña, lo cierto es que hay personas (muchas) que se excitan con la orina. Puede ser que ver a su pareja orinar le despierte ganas de tener sexo pero, sobre todo, esta parafilia aparece dentro del sexo: sienten una gran satisfacción al hacer pis mientras está haciendo el amor o le pide a su pareja que le orine encima.

Tanto orinarle al otro como que te orinen encima es lo que puede activar el deseo sexual de una persona con esta parafilia. A esta práctica se la conoce con el nombre de "lluvia dorada" y cada vez está más extendida en la sociedad.

En este otro artículo de unCOMO te contamos cómo hacer la lluvia dorada.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las 8 parafilias más comunes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Las 8 parafilias más comunes

¿Qué te ha parecido el artículo?

Las 8 parafilias más comunes
1 de 5
Las 8 parafilias más comunes

Volver arriba