Compartir

Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes

Por Beatriz Ruiz. Actualizado: 19 enero 2018
Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes

Cada persona es un mundo y, por lo tanto, cada uno de nosotros tenemos nuestras propias formas de buscar el máximo placer en el ámbito sexual. Una forma de disfrutar en la cama es a través de fantasías sexuales como, por ejemplo, utilizando disfraces o cambiando de rol, un trío con tu pareja y una persona que no conocéis o practicar sexo en lugares extraños, entre otras muchas más.

Sin embargo, otras personas encuentran el placer en algunas cosas que pueden considerarse extrañas o fuera de lo común, en comparación con las explicadas anteriormente. Es por ello que, en este artículo de unCOMO, te presentamos algunas de las fantasías sexuales más raras del mundo. ¿Quieres saber cuáles?

También te puede interesar: Las 5 fantasías sexuales de las mujeres

Voyeurismo

En esta lista de fantasías sexuales podemos incluir el voyeurismo. Esta fantasía consiste en que una persona llega a excitarse y a sentir placer cuando observa o, más bien espía, a otros individuos, ya sea en ropa interior, mientras se desnudan o ya están completamente sin ropa o directamente manteniendo sexo con su pareja.

Para quienes se excitan de esta forma es imprescindible que las personas espiadas no sean conscientes de hay alguien observándolos, ya que es precisamente esta intromisión de la intimidad lo que le resulta complaciente al voyeurista.

Exhibicionismo

Si a unas personas les gusta mirar y espiar, a otras les gusta ser observados. Esto nos lleva a otra parafilia de índole sexual que es el exhibicionismo, el cual consiste en tener un comportamiento de índole íntima en lugares públicos. Es decir, el exhibicionista se excita cuando siente que está siendo observado, ya sea desnudándose o enseñando los genitales a personas desconocidas o incluso, llevando prácticas sexuales como la masturbación o el coito en sitios poco íntimos o que saben que es frecuentado por personas voyeur o que les gusta mirar.

Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes - Exhibicionismo

Amomaxia

Es muy común, especialmente en parejas jóvenes que no disponen de un lugar donde puedan tener algo de intimidad, tener relaciones sexuales en el coche. Sin embargo, si puedes practicar sexo en otros lugares como una cama, en la ducha o incluso en el baño de un restaurante, pero solo logras excitarte cuando lo haces en el coche, es porque te gusta una fantasía sexual llamada amomaxia.

La amomaxia es cuando una persona, o una pareja, solo pueden llegar a sentir excitación en sus prácticas sexuales cuando estas se desarrollan dentro de un coche estacionado. Si te gusta esa sensación de poder ser pillado en cualquier momento, busca un lugar recóndito como un parking o un lugar oscuro y sube la temperatura dentro del vehículo.

Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes - Amomaxia

Agalmatofilia

Dentro de las parafilias sexuales más raras o extravagantes, encontramos la agalmatofilia que se caracteriza por sentirse eróticamente atraído por todo tipo de figuras, estatuas, muñecos y/o maniquíes entre otros objetos parecidos. Dentro de esta fantasía encontramos personas que simplemente se excitan al observar una escultura o un maniquí desnudo o en una postura sugerente; y otros individuos que obtienen placer de mantener un contacto o una relación sexual con estos objetos inanimados.

Aunque pueda ser una fantasía extraña, la agalmatofilia es bastante común mundialmente, especialmente en los países situados en el norte europeo.

Hierofilia

Otra fantasía curiosa es la que conocemos con el nombre de hierofilia, la cual, consiste en excitarse e incluso tener placer con objetos que son considerados religiosos. Las personas hierofílicas suelen llevar objetos como cruces, rosarios o incluso Biblias mientras están practicando el sexo.

También puede suceder que su pasión se encienda durante una misa, cuando escuchan a otra persona recitar una oración o, incluso, cuando están dentro de un confesionario revelando algún hecho que consideren pecado. Este tipo de fantasías sexuales son más comunes en personas que viven intensamente su fe o culto.

Misofilia y salirofilia

La misofilia se considera una parafilia sexual que consiste en obtener placer de la interacción con ropa que desprenda olores fuertes o suciedad, ya sea durante el coito o una masturbación. Las personas con misofilia también se caracterizan por excitarse en lugares poco higiénicos o sucios.

Dentro de esta parafilia, encontramos también la salirofilia, la cual, se caracteriza por sentir placer sexual de ensuciar o arruinar la imagen de otros, ya sea rompiéndoles o desgarrando su ropa, escupiendo encima de su cuerpo o incluso expulsando fluidos sexuales en diferentes partes de su cuerpo.

Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes - Misofilia y salirofilia

Otras fantasías sexuales raras

Dentro de las parafilias sexuales, también podemos incluir las siguientes fantasías que también pueden considerarse raras:

  • Espectrofilia: esta fantasía consiste en erotizarse o sentir atracción por supuestos espíritus u otros seres del mundo paranormal.
  • Formicofilia: trata sobre sentir placer cuando se introducen insectos en la cama durante las relaciones sexuales.
  • Sadismo: consiste en sentir placer cuando castigas o recibes un castigo, ya sea físico o psicológico, de tu pareja.
  • Somnofilia: es cuando uno, o la pareja, se siente excitado de mantener sexo mientras la otra persona está durmiendo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
alexandra
para mi no tienen nada de raro las tres primeras

Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes
1 de 4
Las fantasías sexuales más raras del mundo - las más sorprendentes

Volver arriba