Compartir
Compartir en:

Por qué no tengo una erección completa

Por qué no tengo una erección completa

Tener una erección nula o incompleta es una de las mayores preocupaciones de los hombres. Aunque es natural que ocurra en algunas ocasiones, los hombres que la han sufrido se sienten inseguros y culpables. Hay muchas causas que pueden provocar que tu erección no sea completa, pero ante esto no hay que preocuparse en exceso. De hecho, la preocupación y el estrés son una de las causas que puede provocar una erección incompleta. Aunque es más frecuente que ocurra en edades avanzadas, no forma parte del envejecimiento y puede suceder a cualquier edad ya que los factores son muy diversos. Si quieres saber más sobre este tema en este artículo de unCOMO te contamos las causas por las que no tienes una erección completa y cómo solucionarlo.

También te puede interesar: Por qué no tengo erección por la mañana

Cómo funciona la erección

La erección masculina es el proceso por el cual el pene se llena de sangre para mantenerlo erguido y poder mantener relaciones sexuales. Esto ocurre cuando el hombre se siente excitado sexualmente.

El pene está dividido en tres capas de tejido, una de las cuales es el cuerpo esponjoso que recubre la uretra. Las otras dos son los llamados cuerpos cavernosos que recubren cada uno una arteria. El tejido que forma estos cuerpos cavernosos tiene muchos vasos sanguíneos que se llenan de sangre en el momento de la erección. Esto ocurre porque durante la excitación el cerebro envía una señal a los nervios que ponen en marcha el mecanismo. La membrana que recubre los cuerpos cavernosos ayuda a atrapar la sangre junto con la constricción de los vasos sanguíneos, y ambos ayudan a mantener la erección.

Un pene erecto puede aumentar hasta cuatro veces su tamaño. Esta rigidez se pierde una vez culminada la relación sexual o cuando hay algún factor que pueda provocar que se pierda la erección, como los que vamos a ver a continuación. Cuando esto ocurre de manera constante se trata de una disfunción eréctil.

Factores que pueden afectar a la erección

Como hemos comentado en la introducción, la edad puede ser un factor que afecte a la erección ya que los órganos del cuerpo no funcionan con la misma calidad que antes, pero no significa que esto sea parte del envejecimiento, ya que hay muchas personas en edad avanzada que disfrutan de relaciones sexuales plenas con erecciones consistentes.

No obstante, hay algunos factores que pueden afectar a la erección a cualquier edad, como son:

El alcohol

Muchos hombres, sobre todo si son inseguros o introvertidos, recurren al alcohol para desinhibirse, pero es un error. El alcohol es una droga y afecta al sistema nervioso y por lo tanto al cerebro y a la actividad. Puedes sentirte torpe o incluso perder coordinación, además de que afecta a la respuesta sexual. Aunque sus efectos son temporales, si abusas del alcohol puede que esto sea la causa de tu disfunción eréctil.

Drogas y algunos medicamentos

Las drogas, al igual que el alcohol y además en mayor medida, también afectan a la respuesta sexual. Si consumes marihuana (u otras drogas) habitualmente podrías tener incapacidad para poder tener relaciones sexuales. El consumo de drogas es perjudicial para tu salud y crea adicción.

También pueden afectar algunos medicamentos o remedios naturales como los usados para tratar la presión arterial o la depresión. Conviene que leas el prospecto o consultes a tu doctor sobre los posibles efectos adversos de los medicamentos que tomas.

Problemas de salud

Hay algunas enfermedades, sobre todo del sistema urinario o sanguíneo, que pueden afectar a la erección. Esto se debe a que el sistema urinario, al estar situado en la zona genital, puede afectarla. Lo mismo ocurre con el sistema sanguíneo, ya que afecta al proceso de llenado de sangre del pene que forma la erección. Por ejemplo, algunas enfermedades que pueden afectar son la presión arterial alta, el endurecimiento de las arterias (arterioesclerosis), problemas con la vejiga o la cirugía de la próstata. También hay otras como la la diabetes o la esclerosis múltiple que pueden provocar una erección incompleta.

Estrés

El estrés es una de las principales causas por las que puedes sufrir una erección incompleta o incluso nula. Causa diferentes reacciones en el cuerpo y por eso lo mejor que puedes hacer es relajarte y no pensar en las preocupaciones.

Si no puedes dejar de preocuparte, lo mejor es dejar la relación para otro momento y si las preocupaciones son constantes quizás es conveniente que busques ayuda profesional.

Ansiedad

La ansiedad, al igual que el estrés, afecta a la erección y esta incluso en mayor medida. Muchas veces nos preocupa la calidad del desempeño en la cama y esto puede ponerte en una situación de ansiedad continua con resultados muy diferentes a los esperados. El estrés y la ansiedad van la mayoría de las veces de la mano por lo que, al igual que antes, si es recurrente lo mejor es visitar a un psicólogo.

Depresión

Otro de los problemas mentales que pueden causar disfunción eréctil es la depresión. Como hemos explicado, el cerebro manda una señal a los nervios que ponen en marcha el mecanismo de la erección. Cuando tienes depresión, las sustancias que se encargan de enviar mensajes de respuesta sexual a tus órganos genitales no funcionan como es debido. Además de que, como hemos visto, muchos medicamentos usados para tratar la depresión pueden afectar a la erección.

Sobrepeso

Los hombres que padecen de sobrepeso segregan menos testosterona que es la hormona responsable del deseo sexual masculino. Además, los kilos de más pueden producir algunas enfermedades como la hipertensión, que puede provocar disminución en el flujo de la sangre hacia el pene, algo indispensable para tener una erección.

Problemas conyugales

Aunque no lo tengamos en cuenta o no lo queramos admitir, los problemas conyugales son una de las principales causas. Las peleas, tristeza o la falta de confianza afectan en la relación sexual.

Estilo de vida

Aunque en menor medida, el estilo de vida que llevas puede afectar a la erección. Algunos hábitos como fumar o dormir poco pueden influir en el deseo sexual. También la mala alimentación.

Puede que sea vergonzoso acudir al médico para tratar este tema, pero es algo que debes hacer. Para poder encontrar una solución tienes que consultarlo con el médico, sobre todo si esto ocurre de forma repetida ya que podría ser causa de otro problema más serio como alguna enfermedad. Además, si es un tema que te preocupa, hablar con tu doctor puede ser tranquilizador y resolver tus problemas. Él te ayudará a encontrar la mejor solución ya sea mediante psicología o por tratamientos (si fuera necesario) para que vuelvas a tener una vida sexual activa y satisfactoria.

Soluciones ante una erección incompleta

Si te ha ocurrido alguna vez que no has podido finalizar la relación a causa de una erección incompleta, no te preocupes, es totalmente normal y común que ocurra alguna vez. Si, por el contrario, te ocurre de manera constante puedes tomar medidas para solucionarlo. Para ello, lo más importante es consultarlo con el médico, es la mejor manera de encontrar la solución.

Lo primordial es que no entres en pánico ni le des más importancia de la que tiene. Como hemos visto, hay muchos factores que pueden provocar esta situación y el estrés y la ansiedad son dos de ellos. Es conveniente que acudas a un psicólogo o psiquiatra para tratar los problemas de inseguridad que puedas tener. No es nada malo acudir a estos especialistas, son doctores como otros cualquiera y pueden ayudarte.

Cuando el problema es hormonal, aunque es poco frecuente, hay un tratamiento a base de pastillas, inyecciones o parches que puede recetarte tu médico.

También conocemos los fármacos que ayudan a que el riego sanguíneo del pene funcione correctamente facilitando la erección, como la Viagra. Esta píldora debe tomarse una hora antes de iniciar la relación sexual, aunque puede ocasionar algunos efectos secundarios como dolor de cabeza o sofocos.

Aunque es poco conocido, el fármaco también se puede inyectar directamente en el pene mediante una aguja fina. Actúa más rápido de forma intracavernosa por lo que hay que inyectarlo 10 o 15 minutos antes. La dosis se ajusta para que la erección dure alrededor de una hora.

Y por último, existen aparatos de vacío, aunque son menos usados. Consiste en un cilindro de plástico que se sitúa sobre el pene y se saca aire para realizar el vacío. De esta forma, entra la sangre en el miembro para que se produzca la erección. Para que se mantenga durante el acto sexual, en la base del pene se coloca una anilla constrictora.

Además, te aconsejamos que consultes los consejos del artículo Cómo mantener la erección por más tiempo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no tengo una erección completa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué no tengo una erección completa

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué no tengo una erección completa
1 de 3
Por qué no tengo una erección completa