Compartir
Compartir en:

Posiciones para que el sexo anal no duela

Posiciones para que el sexo anal no duela

El sexo anal es una práctica que puede hacer que sintamos un gran placer, pero también algunas molestias o incluso un dolor bastante intenso si no lo practicamos correctamente. Antes de empezar a disfrutar de la penetración anal, es muy importante tener en cuenta que en esta zona no se produce ningún tipo de lubricación natural y que por ello es esencial recurrir a los lubricantes indicados y aplicarlos correctamente. Además de esto, para disfrutar plenamente del encuentro, es fundamental que ambos miembros de la pareja estén completamente relajados y dispuestos a gozar con esta práctica tan placentera. En este artículo de unCOMO hemos recopilado las mejores posiciones para que el sexo anal no duela, así como las principales medidas que son claves para conseguir disfrutar de este tipo de intimidad.

Por qué me duele el sexo anal

Son muchas las personas que desean experimentar nuevas sensaciones placenteras a través del sexo anal con su pareja, pero que al intentar mantener este tipo de relaciones se encuentran con que la anodispareunia se lo impide. Esta puede definirse como el dolor intenso que se presenta durante la penetración anal y sus causas pueden ser muy diversas, a continuación detallamos las más frecuentes:

  • Falta de lubricación: el no se lubrica naturalmente, por lo que su dilatación es más difícil y si no se lubrica o estimula correctamente antes de la penetración, esta puede causar mucho dolor.
  • Movimientos bruscos durante la penetración: los movimientos y el ritmo de la penetración anal deben ser suaves y delicados, principalmente al inicio de las relaciones anales o si se es la primera vez que se realiza esta práctica. Las penetraciones anales muy bruscas pueden llegar a ocasionar dolor intento, irritación, desgarros e incluso sangrado en la zona.
  • Malas posiciones: hay determinadas posturas sexuales que por la colocación que requieren de ambos cuerpos pueden ocasionar molestias severas. Es importante saber cuáles son las mejores posturas para que el sexo anal no duela, te las revelamos todas a lo largo de este artículo.
  • Afecciones o enfermedades: algunos problemas que comprometan la salud de la zona rectal pueden causar dolor durante el sexo anal, entre ellos se encuentran las hemorroides, las fisuras, las fístulas, las irritaciones, el liquen escleroso, las infecciones bacterianas o las Enfermedades de Transmisión Sexual, entre otras.
  • Nerviosismo o temor: la tensión excesiva, los nervios y el temor a afrontar las relaciones anales también pueden conducir a experimentar más molestias. Y es que para poder disfrutar de un sexo anal sin dolor es esencial mantenerse relajado para favorecer la dilatación de los esfínteres anales.

Descubre más detalles acerca de esta condición consultando el artículo Por qué me duele el sexo anal.

La cuchara o el molde

Entre todas las opciones, la cuchara o el molde es una de las posiciones para que el sexo anal no duela más recomendadas, especialmente para aquellos que están probando esta práctica sexual por primera vez.

Para hacer esta postura, los dos deben tumbarse hacia el mismo lado y la mujer debe quedar dándole la espalda al hombre. De esta forma, se puede disfrutar de un contacto físico total y de una penetración anal más suave y delicada. El hombre tienes sus dos manos libres para estimular otras zonas erógenas femeninas, como el clítoris y los senos, y así favorecer la lubricación y el placer de la mujer. También puede deleitarla con cariñosos besos por el cuello y los hombres para que ella esté más relajada.

Si eres principiante, te aconsejamos que consultes el artículo Cómo hacer sexo anal por primera vez para poder disfrutar de la experiencia al máximo.

El sometido

Otra de las mejores posturas para el sexo anal es la del sometido. Como bien indica su nombre, el hombre se mantiene completamente bajo el control de la mujer durante la penetración, por lo que ella puede marcar el ritmo de todos los movimientos e introducir el pene en el ano hasta donde ella desee para así evitar las posibles molestias.

El hombre deberá tumbarse boca arriba en la cama dejando su cuerpo completamente estirado y ella se sentará encima de él dándole la espalda. La mujer puede apoyar sus manos en las piernas de su pareja para ir marcando el ritmo de la penetración y encontrar aquellos movimientos que más placer le generen. Además, el hombre podrá cogerla de las caderas para acompañar sus movimientos y acariciar su trasero y espalda.

Si quieres saber más sobre esta posición, no te pierdas el artículo Posturas para el sexo: El Sometido.

La doma

Los que se inician en el sexo anal también pueden recurrir a la postura de la doma. De la misma forma que con la anterior, es una de las más indicadas para que la mujer evite las molestias y el dolor, ya que permite que sea ella quien tenga el control absoluto del ritmo de la penetración. Y además de esto, el hombre podrá acariciar los senos y el clítoris y relajarla mediante besos por el cuello y las orejas.

Para hacerla, ambos tendrán que acomodarse sobre una superficie en la que puedan sentarse y apoyar los pies en el suelo de manera cómoda. Ella deberá sentarse encima de él dándole la espalda y al tener los pies apoyados en el suelo, podrá inclinarse un poco hacia delante para iniciar la penetración y dejar que el pene entre hasta donde ella quiera.

El tornillo

Como última opción de las posiciones para que el sexo anal no duela, resaltamos el tornillo. Esta es quizás una postura conocida por muy pocos pero que también puede generar un gran placer tanto para el hombre como para la mujer. Y es una gran alternativa para la penetración anal, debido a que no es muy profunda y a que el hombre también puede estimular otras zonas del cuerpo femenino, como por ejemplo los senos.

La mujer debe tumbarse boca arriba en la cama colocando su trasero en el borde de la misma y llevar hacia un lado sus caderas y sus piernas para que el hombre pueda iniciar la penetración. En este caso, será el hombre quien marque el ritmo de la penetración, por ello es importante que tenga en cuenta que debe hacerlo siempre con mucha suavidad y delicadeza.

Otros consejos para tener sexo anal sin dolor

Además de saber cuáles son las mejores posturas para el sexo anal, es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos para conseguir disfrutar del encuentro y evitar sentir dolor o molestias durante la penetración:

  • Es importante practicar el sexo anal cuando realmente nos sintamos seguros de querer hacerlo y además hacerlo con alguien con el que tengamos mucha confianza y podamos permanecer completamente relajados.
  • Es esencial comunicarse con la pareja y trasladarse todos nuestros miedos e inseguridades, así sabrá que debe tener cuidado e ir avanzando poco a poco con movimientos suaves y delicados.
  • Usar previamente a la penetración un lubricante anal a base de agua para favorecer la penetración.
  • Se puede utilizar un dilatador o consolador anal para empezar a dilatar la zona.
  • Los juegos preliminares que implican la estimulación del ano son una buena opción para prepararlo para la penetración. Acariciar y besar la zona anteriormente puede ser de gran ayuda. En los siguientes artículos puedes ver Cómo estimular el ano y Cómo dar un beso negro.
  • Es aconsejable que al principio controle los movimientos la persona que recibe la penetración. Así, podrá acomodarse y encontrar la forma de sentir placer a través del sexo anal.
  • Es fundamental recordar que también se debe hacer uso del preservativo en las relaciones anales, ya que de esta forma se previenen las enfermedades de transmisión sexual.

Si deseas leer más artículos parecidos a Posiciones para que el sexo anal no duela, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Posiciones para que el sexo anal no duela

¿Qué te ha parecido el artículo?

Posiciones para que el sexo anal no duela
1 de 6
Posiciones para que el sexo anal no duela