Compartir

Posturas para el sexo: El Misionero

Por Marta Vicente. Actualizado: 16 enero 2017
Posturas para el sexo: El Misionero
Imagen: thenodo.wordpress.com

La posición de El Misionero o el Cara a Cara es un gran clásico en las relaciones sexuales y, aunque para muchos es una postura trivial o rutinaria lo cierto es que si sabemos aprovecharla bien puede ser muy agradable y ofrecer sensaciones realmente excitantes e intensas. Si quieres descubrir muchísimos detalles interesantes sobre esta postura sexual y disfrutar de momentos de placer inimaginables, sigue leyendo este artículo de unComo sobre Posturas para el sexo: El Misionero.

También te puede interesar: Posturas para tener sexo con el hombre arriba
Pasos a seguir:
1

El Misionero es una de las posiciones para el sexo más románticas e íntimas que existen, pues permite un contacto físico total entre ambos. El chico se sitúa encima de la chica quien debe estar tumbada boca arriba con las piernas más o menos abiertas. Para no dejar todo su peso sobre la chica, él debe apoyarse en sus codos y rodillas y colocando sus piernas entre los muslos de ella, podrá iniciar la penetración.

Posturas para el sexo: El Misionero - Paso 1
Imagen: kamasutra.ms
2

A pesar de que no es una de las posturas sexuales que más placer pueden dar a la chica, si el chico adopta un buen ángulo es posible disfrutar de una deliciosa estimulación vaginal y del punto G. Para potenciar el placer, ella debe encontrar el punto que le proporcione un mayor contacto entre su clítoris y el pubis de su pareja o compañero. Pero, ¿cómo lograrlo? Muy sencillo, la mejor forma es flexionando las piernas, llevando las rodillas hacia sus hombros o envolviendo al chico con las piernas, situándolas por detrás de su espalda.

3

En esta postura, el chico es quien marca el ritmo de la penetración, así como la intensidad y la inclinación del pene. El total control durante el coito por parte de él es lo que hace que sea una magnífica posición para penes grandes, consiguiendo que ambos disfruten plenamente y que el coito no se vea interrumpido por las molestias que la chica pueda sentir.

4

Al ser una posición cara a cara, una de las grandes ventajas de la postura sexual de El Misionero es que permite la cercanía de los rostros, ideal para acompañar el placer del coito con besos intensos o suaves, caricias, miradas y el susurro de palabras sugerentes que aviven la pasión del encuentro. Por ello, El Misionero es una de las mejores posiciones para la iniciación sexual y disfrutar de una primera vez especial y romántica.

5

La libertad de movimiento de las manos es otro de los puntos fuertes de esta clásica posición. No deben limitarse, ella puede tocar y agarrar los glúteos del chico, estimular su ano, acariciar su espalda, etc. y él frotar el clítoris de la chica, acariciar sus senos o tomar con fuerza sus nalgas para penetrarla más profundamente. Además, es posible intensificar el placer y la fricción durante el coito si ambos cierran un poco más las piernas. ¡Todo es cuestión de experimentar y dejarse llevar!

Si deseas leer más artículos parecidos a Posturas para el sexo: El Misionero, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Posturas para el sexo: El Misionero

¿Qué te ha parecido el artículo?

Posturas para el sexo: El Misionero
Imagen: thenodo.wordpress.com
Imagen: kamasutra.ms
1 de 2
Posturas para el sexo: El Misionero

Volver arriba