Compartir
Compartir en:

Qué es hacer un francés y cómo hacerlo

Qué es hacer un francés y cómo hacerlo

¿Alguna vez has escuchado la expresión "hacer un francés" y no sabes qué significa? Pues bien, en este artículo de unCOMO vamos a ayudarte a descubrir qué es lo que quiere decir este término en el plano sexual y cuáles son las claves que se deben tener en cuenta para practicarlo y disfrutarlo al máximo. Aunque a priori pueda parecer otra cosa, hacer un francés es el nombre que se le dio antiguamente al sexo oral, pero, ¿por qué se le puso este apelativo a esta práctica sexual? Te lo contamos con todo detalle en las siguientes líneas, así que no dejes de leer si quieres descubrir qué es hacer un francés y cómo hacerlo. Te revelamos todos los aspectos que son importantes para que disfrutes junto a tu pareja del mejor sexo oral.

También te puede interesar: Qué es hacer un griego y cómo hacerlo

Origen de la expresión "hacer un francés"

¿A qué nos referimos cuando se habla de hacer un francés sexualmente? Aunque pueda sonar a algo realmente muy particular o especial, lo cierto es que no es nada nuevo, pues hace referencia simplemente a la práctica de sexo oral, un tipo de sexo con el que se pretende que la persona que lo recibe alcance un increíble orgasmo a través de las sensaciones que le produzcan las caricias con la boca, la lengua y los labios sobre sus genitales.

Y, ¿por qué se le llama "hacer un francés" al sexo oral?

Para dar respuesta a esta pregunta, debemos remontarnos al siglo XIX, en la época en la que empezaban a surgir los primeros prostíbulos en países como Francia, Italia o Alemania. Allí, la clase media alta disfrutaba de lujos como coches de alta gama, alta costura, joyas elegantes, etc., pero también de otros servicios que demandaban, como es el caso de la prostitución. Fue justo en este momento cuando se crearon los primeros burdeles y no solo de hombres, sino también de mujeres.

Dentro de ese mundo de elegancia y sofisticación, se le otorgaron nombres también más "sofisticados" y "finos" a las diferentes prácticas sexuales. El sexo oral fue bautizado con la expresión de "hacer un francés" y el sexo anal con la de "hacer un griego". Esta última asignación fue porque en aquel entonces se creía que las relaciones sexuales anales se habían inventado en la Antigua Grecia, una civilización en la que eran frecuentes las relaciones homosexuales.

Consejos para hacer un buen francés y disfrutar del sexo oral

Si quieres deleitar a tu pareja con un buen francés y lograr que alcance un orgasmo increíble, toma nota de los siguientes consejos. Te mostramos cuáles son las claves que debes tener en cuenta al momento de ofrecer una buena dosis de sexo oral a tu pareja.

Consejos para hacer una buena felación

  • Empieza suavemente: no vayas directamente al punto álgido del placer. Tómate tu tiempo para primero besar su cuerpo, acariciarlo y darle un poco de suspense a la situación para que así cuando llegues a estimular su pene esté mucho más excitado.
  • No te centres únicamente en el pene: aunque la mayor parte del tiempo la dediques a estimular oralmente el pene, es importante que no solo te limites a él. Besa, acaricia con la lengua y toca zonas como los testículos, el perineo o las ingles para que arda de placer.
  • Estimula también el glande: el glande es la punta del pene y si estimulas con tu lengua esta zona al mismo tiempo que lo masturbas, conseguirás que tu chico experimente grandes sensaciones placenteras.
  • Varía el ritmo: ve alternando y cambiando el ritmo y la intensidad de los movimientos. Hazlo suave, luego intenso, lame solo hasta la mitad del pene, luego introdúcelo todo en tu boca, combina caricias con besos y lamidas..., y verás cómo el disfrute mucho mayor y tú no te cansas tanto.
  • Mírale a los ojos: si te atreves, no dudes en mantener el contacto visual con tu chico mientras les practicas sexo oral. Por lo general, esto les excita muchísimo a los hombres y también te dará pistas sobre si lo que le estás haciendo le está gustando y le está generando placer.
  • No tengas miedo a experimentar, muéstrate segura y hazle ver que disfrutas mientras le haces sexo oral.

Consejos para hacer un buen cunnilingus

  • Evita las prisas: primero, dedica unos cuantos minutos a acariciar y besar otras zonas de su cuerpo, como el cuello, los senos, el abdomen, la entrepierna, etc. Hazlo con suavidad y ve aumentando la intensidad de los besos y las caricias poco a poco.
  • No estimules directamente el clítoris: ten en cuenta que el clítoris es el punto más sensible y delicado del cuerpo de la mujer. Lo mejor es que primero estimules su vagina con tus manos para que se vaya excitando poco a poco y que luego des paso a lamidas eróticas en la entrepierna, el monte de Venus, los labios vaginales..., hasta finalmente llegar al clítoris.
  • Varía los movimientos con la lengua: no te repitas en exceso y ve moviendo la lengua de forma distinta y aumentando la velocidad y la presión de forma progresiva. Puedes moverla de lado a lado, de arriba a abajo, trazar círculos, etc.
  • Combina la estimulación oral y manual: durante el sexo oral, también puedes potenciar su placer introduciendo uno o dos dedos en su vagina. Hazlo cuando veas que está muy excitada y verás cómo consigues que llegue a experimentar un orgasmo increíble.
  • Fíjate en su cuerpo: el cuerpo femenino te indicará si lo que le estás haciendo le está gustando y le está proporcionando placer. Además de estar muy lubricada, podrás ver cómo su espalda se arquea poniéndote mucho más fácil el acceso a su zona íntima, cómo empieza a tener espasmos musculares y cómo su respiración se acelera.
  • Sé delicado en todo momento: para hacer un buen cunnilingus es esencial mantener la delicadeza desde el principio hasta el final. Piensa que la vagina y el clítoris son extremadamente sensibles y cualquier movimiento más brusco o intenso de la cuenta puede acabar causándole molestias a la mujer y arruinar toda la excitación y el disfrute del momento.

Las mejores posiciones para hacer sexo oral

Aunque siempre podemos recurrir a las posturas para el sexo oral más clásicas como el 69, hay una amplia variedad de posiciones que podemos poner en práctica para darle un giro diferente a nuestros encuentros sexuales y descubrir nuevas sensaciones a través de la estimulación oral.

A continuación, mostramos cuáles pueden ser las mejores posiciones para recibir sexo oral en el caso de los hombres y en el de las mujeres:

  • Para los hombres: el diván, el soñador apasionado, el bombón, la escalera o el 12.
  • Para las mujeres: el 68, el beso de la mariposa, la posición de perrito, la lengua de gato, el tren oral o la ama.

Si quieres saber cómo hacer cada una de estas posturas con tu pareja y cómo intensificar vuestro placer, descubre todos los detalles en los artículos Posiciones para recibir sexo oral - hombres y Posiciones para recibir sexo oral - mujeres.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es hacer un francés y cómo hacerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Qué es hacer un francés y cómo hacerlo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es hacer un francés y cómo hacerlo
1 de 3
Qué es hacer un francés y cómo hacerlo