Compartir

Tipos de compresas

Por Laura Ruiz. Actualizado: 16 enero 2017
Tipos de compresas

Las compresas son unos pedazos de tela que forman parte de los apósitos. Existen distintos tipos de compresas, pero sea cual sea la que se utilice, no ha de tener dobladillos ni pliegues que puedan dañar a la parte afectada del cuerpo.Las compresas se aplican en las inflamaciones recientes, torceduras o cuando la persona tiene fiebre. Su función es estimular la circulación, activan las funciones digestivas si se aplican después de las comidas, y descongestionan el cerebro motivo por el cual son de especial interés en las personas nerviosas. Además, si se aplican sobre el corazón o en la espina dorsal se ejerce un efecto calmante.Hay que entender que cuando a la palabra compresa no le acompañe ningún calificativo, no se trata de compresas secas ni de compresas empapadas en algún líquido medicamentoso, sino de "compresas de agua".En este artículo te contamos los distintos tipos de compresas que existen.

También te puede interesar: Cómo elegir un método anticonceptivo

Compresas húmedas.

Tienes que mojar la tela en agua fría y a continuación escurrirla un poco para seguidamente aplicarla sobre la parte del cuerpo que esté afectada. Una vez tengas la compresa húmeda encima de la parte que sea conveniente, tienes que abrigarte bien colocando un paño de lana o una toalla encima de la compresa.Pero de esta manera la compresa se calienta pronto, motivo por el cual hay que renovarla cada 15 o 20 minutos.

Compresas calientes o caloríferas.

Este tipo de compresas se utilizan contra los dolores, calambres, cólicos o neuralgias.Tienes que unir cuatro o seis pedazos de paño o franela de la misma forma. Cuando tengas los distintos recortes hechos, tienes que empapar en agua caliente o muy caliente según se indique en cada enfermedad y según el bien que le haga al paciente, uno de los pedazos. Éste será el que estará en contacto con la parte afectada del cuerpo del paciente. Cuando tengas todas las compresas encima de la parte conveniente, tienes que envolver al paciente con un pañuelo para proteger la zona afectada del aire.Hay que aplicar las compresas durante una hora e ir renovándolas cada 3 o 5 minutos.Transcurrido ese tiempo, se deben de aplicar compresas calmantes o según el estado del paciente, hay que abrigar la parte afectada con un tejido de lana. En esta posición se deja transcurrir el tiempo. Si al cabo de un rato no ha disminuido el mal que ha sido el motivo para la aplicación de las compresas, será necesario repetir toda la operación o sólo aplicar las compresas calmantes.Cuando el dolor cese, se puede combinar las compresas con masaje.Pero si se quiere también se pueden aplicar las compresas empapando una o dos pedazos de paño en agua hirviendo y unir estos pedazos por encima y por debajo con uno o dos trozos de paños secos. De manera que los pedazos de paño húmedos queden en medio de los secos. En este caso la aplicación de las compresas es de 7 minutos y hay que renovarlas cuando se enfríen.

Compresas frías o refrescantes.

El objetivo de las compresas frías o refrescantes es sustraer el calor para poder combatir la inflamación local. Para utilizar este tipo de compresas tienes que plegar en 4 u 8 dobleces un lienzo grueso e impregnarlo en agua muy fresca. Cubriendo bien con un pañuelo o franela liviana toda la región correspondiente a la parte afectada, excepto si se trata de la cabeza.Se deben cambiar las compresas cuando empiecen a calentarse.Cuando se termina la aplicación de dichas compresas, hay que seca la zona y protegerla con compresas secas y una franela ligera.Si se quiere, en el momento que la inflamación empiece a ceder pueden combinarse las compresas con frotaciones con agua templada.

Compresas calmantes o sedativas.

Su finalidad es calmar el dolor que presenta el paciente.Para utilizar compresas sedativas o calmantes hay que plegar un lienzo grueso de cuatro u ocho veces y humedecerlo en agua que esté a una temperatura de 15º C. A continuación tienes que exprimir bien la compresa y aplicarla encima de la parte afectada, a la vez que se cubre con un pañuelo de lana.Este tipo de compresas hay que aplicarlas durante 30 o 40 minutos, según vayan aliviando al enfermo.

Compresas estimulantes, resolutivas y derivativas.

Hay que impregnar un pedazo de lienzo en agua fría, escurrirlo y doblar dos, cuatro o seis veces, según el caso. A continuación se tiene que aplicar sobre la parte afectada de manera que la tela la sobrepase un par de centímetros y se cubre y sujeta con un paño que sobresalga asimismo de la compresa unos centímetros. Si hay que mantener la compresa durante un largo tiempo, es conveniente aplicar encima de la compresa un vendaje contentivo, como un pañuelo.La compresa se tiene que aplicar durante 2, 3 o 4 horas y si se quiere se puede aplicar durante toda la noche. En el caso que la compresa produzca malestar al paciente, tendrá que renovarse la compresa, pero previamente se tiene que secar la zona y si el dolor lo permite, se puede frotar.También puede mojarse en agua fría un pedazo de tela en doble, que se aplica sobre la parte afectada, poniendo encima un paño grueso doblado 6 u 8 veces, también humedecido, abrigando todo con un pañuelo grueso. Hay que repetir la aplicación hasta conseguir el efecto deseado.

Compresas reservatrices.

Para utilizar las compresas reservatrices, tienes que tomar una servilleta de tamaño apropiado a la zona en la que se tenga que aplicar. El siguiente paso consiste en humedecer bien la servilleta con agua templada y según los casos, se aplica sobre la parte afectada debajo del apósito hidroterápico.Este tipo de compresar se colocan sin franela encima, y se mantienen durante el baño de vapor mediante un pañuelo humedecido. Respeto a la forma y método de aplicar las compresas reservatrices, hay que tener en cuenta lo especificado para las demás compresas locales o generales. El objetivo del uso de las compresas reservatrices es modificador, preservando la región afectada u otra de la acción de un procedimiento hidroterápico cualquiera, por ejemplo, impedir que el vapor actúe sobre la cabeza o que una envoltura excite el corazón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de compresas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Relaciones Sentimentales.

Escribir comentario sobre Tipos de compresas

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de compresas
Tipos de compresas

Volver arriba